Dejar atrás

A todos nosotros la vida nos ha provocado heridas.

Vivir es un riesgo y en ocasiones los demás o nosotros mismos actuamos de tal modo que acabamos por lastimarnos.

La única medicina que existe para borrar un pasado triste se llama «Perdón», pero no la venden en la farmacia.

Para perdonar debemos decidir perdonar.

Es un proceso, es una decisión, es una determinación que liberará nuestra alma repotenciàndo nuestra energía vital.

Todos tenemos heridas: unas leves, otras más grandes, y a veces, unas que parecen incurables.

Las heridas dejan cicatrices, para recordarnos cómo fue que nos lastimamos o lastimaron.

Es bueno no olvidar cómo fue que nos hicimos daño, para no cometer de nuevo el mismo error.

Es distinto tener la cicatriz a estar rascando la herida hasta que se infecte.

Es una decisión dejar de lamentarse.

Es una decisión volver la mirada a lo que si tengo, a lo que sí permanece, a lo nuevo: a las posibilidades que se abren.

Hay que saber decir adiós.

Perdonar para liberar toda la energía que se queda en el otro: sea la vida, una empresa o una persona. Recordemos que el perdón es un proceso, pero sobre todo una decisión.

En esta etapa el enojo se ha vuelto sobre uno mismo.

Estamos enojados con nosotros por haber permitido que nos lastimaran o por haber lastimado al otro.

Se nos presentan obstáculos que nos paralizan emocionalmente y no nos dejan perdonar, ellos son:
1. Conseguir la compasión de los otros
2. Sentirnos tranquilos porque la culpa fue del otro y no nuestra.
3. Señalar lo malo del otro nos hace sentir superior
4. Dejar de esforzarnos, para qué ?

Sólo cuando perdonemos pasaremos a la última etapa: la aceptación, que significa integrar el acontecimiento a lo que nos pasó y convertirlo en parte de la historia de vida.

Esperemos sea “lección aprendida, irrepetible” para decidir vivir la renovación interior y atraer personas con energía positiva, respetuosas, que estén en un plano de compartir y a dúo.

La mejor es decidir recuperar los pedazos, aprender de la situación, volver a amar, volver a creer, volver a sonreír; perdonarnos, perdonar, dejar atrás….

@DGicherman
www.dorisgicherman.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *